miércoles, 18 de julio de 2012

Reading: Butterfly in the air




Ayer me pasé por la biblioteca a dejar el último libro leído, y cómo no, a buscar alguno más. 

Como siempre, la visita a la biblioteca se convierte en una continua indecisión a la hora de escoger compañero literario: y es que hay tantos libros, tantos títulos a escoger, tantas historias, tantos estilos... que nunca sé por cual decantarme. Suelo llevar conmigo una lista con los títulos que ya tengo en mente, pero basta que la lleve, para que me vuelva a casa con alguno que no tenía anotado. Y precisamente eso fue lo que me ha pasado esta última vez. 

Cuando ya tenía escogido el libro para llevar (aunque no estaba del todo convencida), decidí pasarme por la sección de cómics, ya que tenía tiempo de sobra para darme el gustazo de mirar y remirar entre las estanterías.

Desde hace unos meses me apetece leer cómics. Seguramente será porque nunca acostumbré a leer de este estilo pero últimamente me llama la atención. ¿Y si resulta que leer cómics me gusta y mira lo que me estoy perdiendo? ¿Y si resulta más cómodo y divertido que leer una novela? ¿Y si... ? ¿Y si... ? Y qué más da tanto ¿y si?. Porque me apetece y el cuerpo me lo pide, y punto. Quiero probar, experimentar y quién sabe, si abrir un nuevo mundo literario ante mí. Y porque quiero probar a ver si soy capaz de ver más allá de las letras, porque acostumbrada a leer novelas de páginas y páginas llenas de letras, parece que cuando te ponen un dibujo delante, vas directa al texto y olvidas de percibir toda la expresividad del dibujo. Y es que ya se sabe que una imagen vale más que mil palabras.

Pues bien, todo esto derivó en que de entre la variedad de cómics que allí había (no tan abundante como a mí me gustaría) me topé con 4 tomos muy manejables y coloridos. Los cogí, ojeé, me entraron por el ojo y dije: "Pues me los voy a llevar. Tienen buena pinta. Y creo que puede ser un buen comienzo."

El cómic (manhua) en cuestión es Butterfly in the air, de Pocket Chocolate y Li Ming. Es una historia de 4 tomos y los 4 están disponibles en la biblioteca, lo que supone que me puedo introducir en este estilo de pleno sin problemas, con una historia para disfrutar de principio a fin.



Ya me he deborado el primer volumen y puedo decir que no está mal.


La madre de Zhong Xiaoyin está gravemente enferma. Para salvarla, su hija debe reunir una fortuna que no tiene. Afortunadamente el joven y rico director del hospital, Lan Dongcheg le ofrece un modo de ganar el dinero que necesita. ¿Por qué le hace tal favor? ¿Tendrá segundas intenciones? ¿Y qué significa esa mariposa tatuada en el tobillo de Xiaoyin?

Por el argumento ya se ve que va a ser sobre tema de relaciones amorosas y todo lo que lleva a aparejado. Sin embargo, se basa más en lo llamativo de la imagen más que en la conexión coherente del hilo de la historia. A veces pasas la página, lees, miras y dices:" ¿Y ésto?" Te deja un poco confundida porque apenas parece tener relación con lo que se venía contando. O se muestran pensamientos, sentimientos, sueños... de un modo que a mí me da cierta confusión sobre cómo encajarlos con las demás piezas de la historia que poco a poco se va descubriendo.



Aún así, como ya dije, no está mal. Y para alguien como yo que es su primera vez con este estilo, no me puedo quejar. Me deleito con las imágenes, con la técnica aplicada y disfruto de un nuevo modo de conocer historias. Y lo más importante, puedo continuar descubriendo más con los 3 tomos que aún me quedan. 

Y ya para terminar, ¿lo conocíais?

Y lo más importante,
¿podríais recomendarme algún cómic con el que empezar a disfrutar? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario