lunes, 15 de octubre de 2012

[Just Read]: Misión olvido - María Dueñas



Misión olvido - María Dueñas

Incapaz de recomponer sus propios pedazos, la profesora Blanca Perea acepta a la desesperada lo que anticipa como un tedioso proyecto académico. Su estabilidad personal acaba de desplomarse, su matrimonio ha saltado por los aires. Confusa y devastada, la huida a la insignificante universidad californiana de Santa Cecilia es su única opción.
El campus que la acoge resulta, sin embargo, mucho más seductor de lo previsto, agitado en esos días por un movimiento cívico contrario a la destrucción de un paraje legendario a fin de construir en él un enorme centro comercial. Y la labor que la absorbe —la catalogación del legado de su viejo compatriota Andrés Fontana, fallecido décadas atrás— dista enormemente de ser tan insustancial como prometía.
A medida que se afana en vertebrar la memoria de aquel hispanista olvidado, junto a ella va ganando cercanía Daniel Carter, un colega americano veterano y atractivo que no ocupa el sitio que debería ocupar. Entre ambos hombres, uno a través de sus testimonios póstumos y otro con su complicidad creciente, Blanca se verá arrastrada hacia un entramado de sentimientos encontrados, intrigas soterradas y puertas sin cerrar.
¿Por qué nadie se preocupó nunca de rescatar lo que Andrés Fontana dejó a su muerte? ¿Por qué, después de treinta años, alguien tiene interés en que todo aquello se destape al fin? ¿Qué tiene que ver la labor inconclusa del viejo hispanista con todo lo que está ocurriendo ahora en Santa Cecilia? ¿Qué le movió a desempolvar la historia no contada de las misiones del Camino Real? Antes de encontrar respuestas, Blanca aún tiene mucho que entender.



Este libro llegó a mis manos gracias al sorteo realizado en Libros que voy leyendo.  Me comprometí a que si resultaba ganadora, participaría en la lectura conjunta que el mismo blog realizaba. Así pues, participaría en mi primera lectura conjunta.

La suerte de haber sido agraciada con este ejemplar es que he podido leer una novela que está de actualidad. Hay que añadir que si participé en el sorteo fue porque la historia me llamó la atención: de una autora cuyo nombre volvía a sonar tras el éxito con su anterior novela. Así pues, tenía ganas de leer algo de María Dueñas.

La sinopsis es atrayente. Desvela mucho sobre la historia pero deja un resquicio de información sin completar y es así donde reside la grandeza de esta obra para mí.

Comencé a leerlo con ilusión. Poco a poco (tampoco tenía excesivo tiempo todos los días) pero sin desistir en el empeño de al menos, todos los días leer un poco. Y en ello ayudó la estructura del libro: 45 capítulos que yo los califico de no muy largos: entre 3 y 10 páginas a lo sumo. Capítulos asequibles para leer antes de dormir y justo al acabarlos, llegarte el sopor del sueño, con el cual cerrar página y esperar a un nuevo mañana.  Capítulos que parecen largos y que cuando te das cuenta los has leídos y sigues a por otro más. Capítulos asequibles para aquellos a los que nos perdemos y nos desesperamos leyendo capítulos inacabables en los cuales no encuentras ningún punto y aparte suficientemente amplio como para poder decir: “paro aquí y cuando continúe sabré recordar lo leído”.

Como contaba, comencé a leerlo con ilusión y el primer capítulo me gustó: conocemos a Blanca y su reciente situación personal, familiar, sentimental, laboral. Estaba claro que cuando le surgió la oportunidad de poner tierra de por medio, también escogería poner además mar de por medio. Y eso me gustó, quizás porque California es un estado que me atrae.

Conocer la llegada y sus primeros días en tierra americana es emocionante y más aún ir conociendo la gente que la rodeará a lo largo de su estancia americana.

Enseguida conocemos la vida de Andrés Fontana, el sujeto responsable de que Blanca esté a ese otro lado del charco, analizando todos los documentos que dejó tras su muerte. Su vida es interesante, saber de alguien que fue afortunado y llegó tan lejos, proviniendo de una familia muy humilde de una España pobre. Pero he de decir, que si bien los inicios de Fontana me gustaron, hasta pasar las 100 primeras páginas, me encontré con un tope que me estaba dificultando la lectura. No sé por qué, pero no me atraían demasiado unos capítulos en los que sólo se hablaba de Fontana, de universidades, escritos, relaciones… yo ya echaba de menos a Blanca y a su avance en el trabajo. Pero me había comprometido a leer este libro y quería continuar, para averiguar si realmente iba a continuar esta desazón o si la historia giraría y me volvería a atraer.  Y eso fue lo que pasó en cuanto se nos cuenta la historia de Daniel Carter. Su periplo por España y cómo no, su historia de amor con Aurora me atrajeron extremadamente. Cómo consiguió agradar a sus futuros suegros y así conseguir la mano de Aurora me encantó. No paraba de recrear imágenes en mi mente del contraste de aquellos americanos en España frente a los españoles de la época.

Y entonces, volvimos a saber de cómo avanzaba la investigación de los documentos de Fontana. Y la historia volvió a centrarse en Blanca y sus colegas, principalmente Rebeca, Luis Zárate y Daniel Carter; y comenzamos a conocer también cómo se relaciona con cada uno y también averiguamos un poco más del pasado de cada uno de ellos.

Y fue entonces cuando empezó a ir saliendo ese rayo de luz que iba dando claridad a todo lo relacionado con el legado de Fontana y la misión de Blanca.

Pasamos así de una ardua labor de conocimiento a fondo del terreno y de las misiones a una labor de carácter más personal y sentimental. Hasta que la verdad aparece y la misión de Blanca se desmorona al sentirse traicionada por Daniel Carter.

Toda esta parte y hasta el final he de decir que es mi favorita. Ahí me quedé totalmente prendada y entonces ya no me importaron que los capítulos fuesen más o menos largos. Lo que me importaba era llegar al final del asunto. Y llegué. Y con final feliz para todos.

Al final me quedo con la lección de actitud ante la vida que nos enseña esta historia.  Y como muestra de ello, escribo la siguiente frase que se menciona 2 veces en esta historia, y que realmente y a mi parecer, nos da una buena lección:
“A las cosas hay que darles siempre el final que necesitan aunque resulte desolador, para que todo termine curándose sin dejar cicatrices.”

Conclusión: una historia apasionante sobre asuntos cotidianos de la vida en los que te ves envuelto y que parecen ser simples pero pueden llegar a darte una gran lección para el resto de tus días. No encontrarás una historia de aventuras en sentido de riesgo, acción, peligro físico, etc., pero para mí sigue siendo una auténtica aventura de descifrar actos, actitudes, acciones y hechos del pasado pero directamente relacionados con el presente. Toda una historia con la que me ha quedado un buen sabor de boca al finalizarla. La viví tanto en el último momento, con esa incertidumbre de ver que el gran esfuerzo iba a quedar sin su recompensa, que me sentí aliviada cuando cerré el libro, feliz y satisfecha de haber cumplido la misión, como si yo fuese Blanca. Sólo me queda añadir que sería una buena historia para una película de sobremesa de sábado o domingo tarde, ideal para esos días de otoño de lluvia, viento y frío, en los que no te apetece salir a la calle, pero sí quedarte en el sofá y envolverte en una historia como la de Misión Olvido.
  

¿Os animáis a descifrar Misión Olvido?

2 comentarios:

  1. El anterior libro de la autora me encantó y quiero leer este aunque las reseñas que voy viendo no son demasiado positivas, pero aún así le haré un hueco, yo creo que también disfrutaré más con la parte final
    besos

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó mucho, me parece un muy buena historia, con menos enganche pero con más calidad, a mi entender, que la primera.
    Besos,

    ResponderEliminar