martes, 23 de abril de 2013

[Just Read]: Becky espera un bebé - Sophie Kinsella



Becky espera un bebé – Sophie Kinsella

Por una vez, a Becky Brandon – de soletera Rebecca Bloomwood y más conocida como “Loca por las compras” – las cosas no le pueden ir mejor: está felizmente casada, los negocios de su marido van viento en popa y buscan casa nueva porque ella se ha quedado… embarazada. Becky se siente radiante, aunque haya surgido un pequeño problema: con Luke han decidido no saber el sexo del bebé, lo cual es muy romántico, sí, pero un engorro a la hora de comprar el ajuar del niño. De todos modos, Becky tiene con qué mantenerse ocupada, por ejemplo, en conseguir que Venetia Carter, la ginecólogo de las famosas, la incluya en su selecta agenda de pacientes. De por sí, una empresa nada fácil, que s complica cuando Becky descubre que la célebre ginecóloga, una pelirroja espectacular, había sido compañera de Luke en la universidad. De pronto, saltan todas las alarmas: su matrimonio se escora peligrosamente, y serán necesarias medidas extremas para evitar un naufragio inminente y poner proa al único puerto seguro.

 Hace ya unos cuantos años (igual casi 10... no sé si tantos, pero muy lejos no andará la cosa), llegó a mis manos a modo de préstamo la primera novela de Sophie Kinsella sobre Rebecca Bloomwood: "Loca por las compras". 

Creo recordar que fue de cara al verano, durante mis vacaciones escolares: momento más propicio para leer. Yo no me imagino ningún verano sin un libro en la mano, es imposible. No hay nada como la combinación sol + hamaca + bermudas + libro. Pues bien, de aquella, siendo más bien adolescente, todo lo del género chick-lit (por aquel entonces desconocía este nombre) siempre apetece: lectura divertida y fresca para tiempo veraniego, nada que nos haga pensar en exceso, sólo que nos envuelva y nos lleve pacíficamente de una página a otra.  El resultado: ¡¡ME ENCANTÓ!! Te quedas en plan: "¡¡¡Becky es la bomba!!!". Así fue, que repetí con más de sus historias. Llegaron a regalarme el de "Becky prepara su boda." Pero desde entonces no había vuelto a saber nada más de Becky... Y el año pasado se me apeteció pero no encontré hueco para introducirla en mis lecturas. Ahora, con la excusa de Abril: mes del chick-lit, me dije que era ahora o nunca. Y aquí estoy con Becky de nuevo.

En esta nueva aventura, seguimos conociendo un poco más las alocadas aventuras y desventuras de Becky. Ahora espera un bebé y parece que anda bastante perdida. Como no me leí el libro anterior a éste (Loca por las compras tiene una hermana), sobre algunas cosillas andaba un poco perdida, en el sentido de que no tenía ni idea de ellas, pero esto no implicó que no pudises seguir bien el hilo de la historia. Pero, a lo que iba: como no veo a Becky muy puesta en el mundo "mamás y bebés" no sé si lo de ser padres había sido algo premeditado o es que les surgió. La cosa es que esta nueva aventura es otra excusa perfecta para ver actuar la mente llena de fantasía de Becky. Porque si por algo se caracteriza Becky es por su alocada cabecita que la lleva a las situaciones más inusuales, subrrealistas y divertidas. Su no saber decir "NO" la lleva a crear tapaderas que lo que hacen es que la mentira vaya creciendo y creciendo como una gran bola de nieve que va rodando ladera abajo... hasta que estalla o no... porque a veces se tiene suerte y te surge una nueva situación que oculta los verdaderos motivos.

Esta vez se juntan muchos motivos para ver a Becky en acción: comprar para el bebé, sus problemas con el dinero y en qué invertirlo, buscar las mejores inversiones financieras para la cuenta bancaria del futuro bebé, su hermana Jess, su amiga Suze, sus padres, buscar una casa nueva, querer a la ginecóloga de las famosas, querer estar estupenda en cada momento, salvar la tienda de ropa para la que trabaja, salvar su matrimonio... sí, salvar su matrimonio... Y es que a veces lo que uno desea hace que lo que tiene se tambalee...

En efecto, Luke y Becky no parecen la pareja perfecta por su disparidad en cuanto a personalidad... y esto lleva a que uno a veces se plantee si de verdad está con la persona correcta... al menos así lo parecía... pero con la aparición de antiguos amigos, a veces a una la hace dudar... Así estará nuestra Becky... pero también luchando. Y como siempre, buscando alternativas para darle la vuelta  a la tortilla: como en el caso de intentar averiguar el sexo del bebé sin que Luke se entere... y practicar la cara de sorpresa que pondrá cuando nazca y tenga que fingir que no sabe lo que esperaba... ... ... 

Como siempre, hay partes medio predecibles pero también otras que no te esperas. Las predecibles son aquellas que Becky empieza con una mentirijilla y que sabes que alguna gorda se va a armar... pero a la vez, sus finales son impredecibles. 

Esta historia, al final es un cúmulo de muchas cosas que ocurren a la vez y que luego se van encauzando. La mayor conclusión a modo de lección de vida: no siempre se consigue todo lo que quieres, hay que luchar  y pelear por ello; entonces, lo conseguirás y lo mantendrás, saldrás a flote. Pero hay que saber diferenciar entre lo que de verdad quieres y es importante en tu vida, y aquello que quieres pero a modo de codicia, capricho... eso verás que no es tan importante, que las apariencias no dejan de ser apariencias, y que para ser feliz, basta con ser uno mismo y disfrutar del cariño de los que realmente te quieren y les importas. 

Sin duda, otra alocada historia sobre la vida de Becky, un nuevo capítulo más, entretenido y con un cambio susceptible: ¡¡se convierte en mamá!! (cosa que también me sorprendió un poco porque casi no se menciona nada de cómo se siente una embarazada, actúa como si no llevase consigo a todas partes un super barrigón con un niño dentro, nada de capítulos sobre cómo se siente una embarazada... de ahí que incluso a veces pudiese parecer que Becky no espera un bebé de verdad... jeje). Eso sí, para saber qué tal se le da lo de ser mamá habrá que leerse el siguiente libro: Becky y Minnie van de compras. Pero por ahora, nos quedamos a gusto con la lectura de éste.

Si ya conocías a Becky, sin duda no debes dejar escapar una entrega más de sus fechorías. Y si aún no la conoces, déjate embaucar por su estilo y frescura, porque sin duda Becky  no defrauda. Pensarás que es la típica chica superficial fashionista que va a la última siempre impecable... nada más lejos de la realidad ;)


¡¡Nunca fue tan divertido ser una  Loca por las compras!!

PD: con esta reseña participo en la iniciativa de Abril, el mes del chick-lit de blog de lecutra Inés y sus libros.

1 comentario:

  1. Pues no se hable más.
    Me lo apunto ahora mismo.
    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar