miércoles, 15 de mayo de 2013

[Just Read: manga]: La montaña mágica - Jiro Taniguchi



La montaña mágica - Jiro Taniguchi

La montaña mágica es una fábula sobre la comunión entre la naturaleza y el alma humana. Kenichi y su hermana, Sakiko, sufren en su cándida inocencia los zarpazos inclementes de la vida. La prematura muerte del padre y, ahora, el ingreso en el hospital de la madre, aquejada de una dolencia grave, ahondan el sentimiento de abandono e impotencia que padece el apocado y sentimental Kenichi. Pero la aún temblorosa valentía que germina en su corazón y se nutre de pura y sincera bondad lo llevará a abrazar el misterio y a adentrarse en el seno de la montaña mágica para tratar de truncar su hasta ahora triste suerte.


Llevaba una temporada sin leer nada de cómic y  me apetecía algo corto y bonito, así que opté de nuevo por Jiro Taniguchi. A ello había que sumarle que estaba inmersa en mi "obsesión por la cultura japonesa" y en mi búsqueda de dicha cultura a través de autores japoneses. 

El año pasado, cuando empecé a leer manga, conocí las obras de Jiro Taniguchi de mano de su historia "El almanaque de mi padre", obra que me encantó. Por lo tanto, leer obras de Taniguchi era algo que tengo pendiente y que sé que no me defraudará (al menos en un 80%, pues no todas las obras que llevan su sello me gustan...)

En apenas 66 páginas aproximadamente conocemos la historia de Kenichi y Sakiko. He leído que incluso esta obra evoca la esencia del Principito: hacer a los adultos recuperar la inocencia y sensibilidad de la infancia. Por eso me chocó un poco que este cómic lo hubiese encontrado en la sección cómic juvenil-infantil de una biblioteca de mi ciudad... Y eso me repatea, porque es la mentalidad de que aquello que lleva dibujos es para los niños, y lo que sólo tiene letra, para los adultos... ... ...

Efectivamente esa esencia de el Principito la vivimos a lo largo de la historia por la curiosidad de que Kenichi se puede comunicar con una salamandra y por las cosas "mágicas" que ocurren en la montaña mágica. Y aquí se pone otra vez de manifiesto esa parte de la cultura japonesa de las creencias en seres o espíritus.


Se pone de manifiesto en esta obra la importancia y el cariño por la familia, y sobre todo, rememoras lo importante que eran tus padres cuando eras un niño y cómo, con el paso del tiempo, pierdes ese sentimiento de miedo a la pérdida y dependencia hacia tus progenitores. 

Otra cosa que me gustó mucho fue el dibujo y el colorido. Y sobre todo esto último. Luce mucho más la historia con color que sin él.  Me gustó mucho también el dibujo del agua que os muestro a continuación: 


Y por supuesto, otra de las cosas que más me gustaron nada más empezar a leer la historia, fue la mención a los topógrafos que midieron la montaña mágica para hacer unas obras, y cuya imagen podéis ver en la entrada Frases que marcan (49).

Por lo tanto, esta es una pequeña obra de Jiro Taniguchi, a todo color, con todos los rasgos característicos de los dibujos de Taniguchi, y que en pocas páginas nos lleva de nuevo a la infancia y nos recuerda la pureza de corazón que se tiene en los primeros años de vida y que no deberíamos perder. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario