viernes, 18 de octubre de 2013

[Just Read: manhwa] ¡Corre, Bong-gu! - Byun Byung-Jun


¡Corre, Bon-Ju! - Byun Byung-Jun

¡Corre, Bong-gu! - Byun Byung-Jun

Bon-gu es un niño inquieto, de mirada limpia, deseoso de conocer el amor, el dolor y las contradicciones de la vida. Bon-gu quiere comprender, por eso no deja de hacerse preguntas.
El padre de Bon-gu desapareció hace tiempo, pero su madre no se rendirá hasta encontrarlo.
El paisaje urbano es frío, pero en la ciudad late la esperanza y el paisaje no puede negar la belleza…

Byun Byung-Jun nos ofrece una historia costumbrista minada de sentimientos encontrados y emociones desnudas. Pura poesía en forma de manhwa.

Me topé con este tomo tras revolver en las estanterías de la biblioteca. Me llamó la atención la portada, el dibujo. Ojeé, me gustó y pa la saca.

Es un manhwa donde se transmite más la historia por el dibujo y lo que no se dice que por los pocos diálogos que hay. Presenciamos la llegada de Bong-gu y su madre a la ciudad, en busca de su padre, que se fue hace tiempo (no se sabe cuánto) para buscar un trabajo mejor. Aunque la situación parece un poco rara, llegué a pensar al principio que el padre podría no existir realmente o que era un mendigo... incluso hubo un momento que creí que todo era una mentira de la madre para dejar abandonado a su hijo en la ciudad...

Cosas que me llamaron la atención: 
- La madre. Se la veía menuda y en algunas viñetas tenía casi cara de niña, por lo que me chocaba tanto para luego ver que era una mujer madura y fuerte que había pasado por malos momentos.
- El dibujo. Me gustó. Sencillo, a color (cosa que ayuda mucho, lo hace más visual y más llamativo al ojo) y luego con mucho realismo. Leyendo sobre este manhwua me encontré con que había gente que destacaba del dibujo que los de los niños eran feos, quizás por los caretos que le pone a veces a Bon-gu, con postureo en la boca y enseñando los dientes como un caballo, pero puede ser que sea reflejo de la realidad pura y dura. A mí, en concreto, la niña protagonista (Hyemi) me gustó mucho.
- La manera de contarnos la historia.  Es una historia sencilla, la acción transcurre incluso en un sólo día, pero poco más que podría pasar por una película muda. Te quedas con la sensación de leer entre líneas a través de lo que ven tus ojos en cada viñeta. Y eso da mucha tranquilidad, relajación, sensación de paz, a la vez que vas avanzando.

Madre: ¡Corre, Bong-gu! - Byun Byung-Jun
¡Corre, Bong-gu! - Byun Byung-Jun

Finalmente, sólo añadir que al terminar la historia te encuentras con la opinión de Bak Wonsun (consejero permanente de la Beautiful Foundation) sobre el manhwua, y me sorprendió que yo compartía mucho de lo que decía, así que he querido incluirlo en mi reseña: 

Falta algo y resulta sosa. Esta es la verdadera sensación después de leer ¡Corre, Bon-gu! [Totalmente de acuerdo.] Creo que esperaba un diálogo más humorístico, personajes particulares y algo de gracia dramática. [Bueno... No coincido del todo. Ya cuando lo ojeé me pareció una historia de pocas palabras y no excesivamente alegre pero no esperaba nada humorístico ni dramático.]
Pero mi impresión sobre el libro empezó a cambiar poco a poco. Parecía soso, pero a la vez resultaba entrañable, oscilaba entre el abatimiento y una ardorosa esperanza. Todos estos sentimientos e impresiones han cambiado definitivamente mi opinión sobre esta historia. [Cierto, resulta muy entrañable y hay un halo de cierta esperanza en todo momento.]
Yo no conozco bien el arte del manhwua. Me resulta difícil comentar cómics debido al poco tiempo que les he podido dedicar, ya sea por mí mismo o por mis circunstancias. Sin embargo, en esta ocasión tanto el dibujo como el estilo de acuarela, así como los sencillos personajes de esta entrañable historia me han causado una profunda impresión. [100% de acuerdo]
El paisaje que contemplan Bon-gu y su madre no nos resulta ajeno, pero para ellos se trata de la fría y desconocida ciudad. Todo lo que tenemos a nuestro alrededor, el metro, el abuelo y su nieta que viven de pedir limosna y las palomas que se alimentan de los restos en la basura, resulta profundamente extraño a los ojos de Bon-gu y su madre. Su mirada nos abre los ojos a la marginación y la dura realidad que nos envuelve. [ 100% de acuerdo. Y yo incluso añadiría que también se vive la solidaridad y ayuda al prójimo por parte del que menos tiene.]
Otra razón a favor de este cómic es su final feliz. Me gustan los finales felices aunque sean rústicos. Bon-gu y su madre buscan al padre y marido que vino a la ciudad a ganar dinero y desapareció. Una vez finalizada la búsqueda regresan a su isla con sus nuevos amigos de la ciudad. [Verdad: aquí te encontrarás un final feliz y con cierta esperanza de un futuro mejor, no lleno de confort, pero sí con una sensación de inicio de un futuro más feliz, tranquilo, sin tantas preocupaciones.]
Una visión no demasiado cruda, pero conmovedora, que busca pequeñas esperanzas y cálida humanidad en una ciudad fría y áspera. ¿Se hallará ahí la atracción que provoca este manhwa?...


Por lo tanto, ¿¿queréis conocer a Bon-gu??

¡Corre, Bong-gu! - Byun Byung-Jun

1 comentario:

  1. La verdad qeu sí. Me ha gustado lo que comentas y no conocía el libro de nada.
    Te lo robo :-P
    Besos

    ResponderEliminar