lunes, 21 de octubre de 2013

[Just Read]: Sueño profundo - Banana Yoshimoto


Sueño profundo - Banana Yoshimoto

Sueño profundo - Banana Yoshimoto

Tres jóvenes que atraviesan un periodo difícil en su vida son las protagonistas de este bellísimo volumen de la escritora japonesa Banana Yoshimoto, compuesto por tres historias que exploran los abismos que se abren cuando todo parece desmoronarse, en una atmósfera poblada por misteriosas figuras del pasado que, de pronto, se hacen presentes en los actos más nimios. 
Si Terako, la protagonista de "Sueño profundo", enamorada de un hombre que no puede comprometerse, debe enfrentarse a una soledad desconocida que la sume en la inmovilidad; Shibami, por su parte en "La noche y los viajeros de la noche", experimenta vívidamente el extraño dolor que la súbita muerte de su hermano Yoshihiro produce en las dos mujeres que lo amaron. Por último, en "Una experiencia", Fumi-chan recurre al sopor que produce la bebida, y cada noche, antes de dormirse, escucha aterrada una extraña melodía que, al final, será lo que le ayude a salir adelante. 


Tres relatos en un mismo libro. Ésta ha sido la manera que he escogido para leer por primera vez las historias de Banana Yoshimoto y puedo decir que ha sido todo un placer. 

Era un libro de 172 páginas (corto), ideal para no atorarme con lecturas largas. Si a ello le sumamos que todas estas páginas se repartían en 3 historias independientes, me lo pones mejor aún. 

Me han gustado tanto las historias como el estilo de contárnoslas. Y además, diría que el gusto por todo ello ha ido en progresión ascendente: de menos a más. 

La primera historia no está mal, nos cuenta la vida de una joven que se ve sumida y engullida por el sueño ya que no hace nada (dormir y quedar con su novio). Así, va viendo cómo poco a poco su vida se apaga y el sueño la domina. Empieza a recordar que ella no era así; recuerda mucho a su mejor amiga, recientemente fallecida; y la falta de compromiso por parte de su novio-amante la lleva a esa sin razón de vida. Entonces, un día acepta un trabajo temporal de una semana y empieza un poco a despertar. De tener todo el día para dormir a de repente apenas pasar por casa. Realmente te llega a hacer pensar pues es cierto que muchas veces el sueño llega a apoderarse de uno de tal manera que no puedes dominarlo, y no por falta de descanso, sino por falta de actividad (tanto física como mental).

El segundo relato me gustó mucho. Era como contarte la vida de dos hermanos (chico - Yoshihiro - y chica - Shibami) y cómo vive ella la vida de su hermano, su relación amorosa con una estadounidense que viaja a Japón y que tiene mucha relación con este país, y su prima, con la que formaban un trío inseparable y la cual empieza a tener sentimientos hacia su primo. Yoshihiro es un chico que vive su vida, va de aquí para allá sin fijarse nada concreto, además de ser todo un japan-lover y heartbreaker. Y esto hace mella tanto en Shara como en Marie (su prima). Yoshihiro decidió irse a EEUU y allí se encontró con Shara, con quien se supone que mantuvo una relación, pero de pronto, se regresó a Japón (la atmósfera indicaba que algo había pasado). Al poco de volver, la muerte de Yoshihiro supone un duro golpe en la vida de todos. Ya nada volverá a ser lo mismo. Muchas cosas quedaron a medias, y ahora es el momento de cerrar brechas del pasado para continuar con un futuro sano. Esto es lo que nos relatará Shibami en relación al futuro de Shara y Marie. 

Y finalmente, conocemos a Fumi-chan y el por qué de esa misteriosa melodía que oye cada vez que se acuesta. Puede pensar que es debido a su cada vez mayor addición al alcohol (más que nada por falta de trabajo, un proyecto que está en stand-by hasta el momento y que tiene pinta de seguir así por un buen rato). La cuestión es que todo lo relacionado con la misteriosa melodía de pronto deriva en una relación del pasado de Fumi-chan con un chico amigo de su actual novio. Una relación turbulenta, pues el chico era un vividor con numerosas amantes a las que apenas prestaba atención. Fumi-chan vivía los vientos por él, al igual que otra chica (Saru) con la que Fumi-chan rivalizaba fuertemente. Todo esto sale a relucir de nuevo tras enterarse que Saru ha muerto recientemente, quizás por su adicción al alcohol. Y entonces, Fumi-chan empieza a atar cabos y pensar que la melodía puede estar relacionada con Saru (hay una teoría japonesa que dice que si cuando te duermes oyes voces, es que hay alguien muerto que quiere contactar contigo para decirte algo). ¿Tendrá Saru algo que contarle a Fumi-chan? ¿Resultará al final que tenían más en común de lo que se pensaban por motivo de su gran rivalidad?

Conclusión: un buen libro para leer cada historia en un ratillo que se tenga libre, sin condicionarse a perder el hilo de la historia, además de ser una buena manera de conocer la forma de escribir y relatar de Banana Yoshimoto. Historias normales pero que van un poco más allá, ahondando en pequeños matices y añadiendo ese toque japonés que tiene los autores nipones, esa parte más filosófica y armoniosa de ver la vida. 


1 comentario: